Publicado por Brian Doerksen on 11 May 2018

Pareciera que los compositores de canciones de adoración nunca se alejaran demasiado del himnario de la Biblia, pero eso no significa que no podemos variar nuestro acercamiento. Brian Doerksen tiene algunos pensamientos en como sacudir las cosas un poco…

No creo que el contenido de los Salmos alguna vez pase de moda o se vuelva irrelevante. Tenlo por seguro, el Salmo 144 es uno de los mas difíciles de musicalizar, pero aun así es algo necesario.

1. No tengas miedo de los acordes “fuera de tonalidad”

En la canción “Fortaleza 144” usé tanto el acorde bemol 6 7ma mayor, como el bemol 7 7ma mayor (Cmaj7 es el bemol 6 y D es el bemol 7) Si no tienes idea alguna de lo que acabo de decir, y tu corazón esta siendo impulsado a componer música, el tomar un curso básico de teoría musical será de mucha ayuda y en verdad divertido. Entender las bases de como funciona la música ayuda a destapar todo el potencial de la música para que puedas escribir canciones que muevan a otras personas.

2. Toma riesgos liricos líricamente

Incluye cosas que son inesperadas pero ciertas. He visto a varias personas elevar sus pestañas la primera vez que escucharon la frase “padre de mentiras”. Pero esa es la batalla en la que estamos: una batalla con nuestros pensamientos y el ponernos de acuerdo con Dios

3. Enfoca tu canción alrededor de una palabra clave

¿Cual es la palabra que salta hacia ti todo el tiempo, esa en la que sientes que debes mantenerte enfocado? Construye tu canción alrededor de esa palabra.

4. Trae un poco de disonancia a tu melodía y estructura de acordes

Esa tensión y disonancia reflejan la vida a nuestro alrededor, si todo es demasiado predecible, la canción será pasada por algo como muy dulce. Encuentra formas de dejar que este tipo de tensiones nos cuenten una historia más grande con tu canción.

5. No dejes ir a una canción sin llevar el foco de atención hacia Dios y su carácter

Esta canción es básicamente sobre el declarar nuestra decisión de seguir a Dios. Sin embargo, el puente nos da una oportunidad de levantar el carácter de aquel a quien seguimos: Maravilloso Consejero, Padre Eterno, etc.

6. Toma uno de los salmos de lamentación, y ponle una nueva melodía

Aun si no escribes para que el público lo oiga, le hará bien a tu alma el entrar al mundo del salmista y hacerlo tuyo.

7. Escribe tu propio lamento

Expresa un poco de tu dolor y pérdida. Si no tienes nada que lamentar, tal vez no estas arriesgando lo suficiente por amor.  

8. No declares solo tus fortalezas seguras – confiesa tu humanidad, tus debilidades, tu fragilidad, y tus preguntas.

Por alguna razón los compositores de adoración llegan a este interminable rio de declaraciones de confianza – pero esa confianza y seguridad pone distancia entre la canción y las vidas de la mayor parte de las personas. Nuestras canciones deberían expresar quienes somos realmente, no lo que pensamos que deberíamos ser. Una es adorar en verdad; la otra es adulación y religión. Por supuesto que hay momentos en que necesitamos simplemente cantar una canción sobre la grandeza de Dios. Pero la adoración necesita ser un buen balance de toda la experiencia humana. Es por eso que los Salmos funcionan tan bien; encontrarás todo allí.

Más como esto

5 Formas de Ser Creativo en tu Oficina

¿Deseas ser mas creativo durante tus horas de trabajo, pero encuentras que son consumidas con “la tiranía de lo urgente?” Aquí hay 5 formas prácticas de asegurarte que tus dones creativos no se llenen de polvo. *1. ESCRIBE TU LISTA SEMANAL DE...

5 Preguntas Sobre La Nueva Canción De Adoración Que Estas Escribiendo

Como compositores de canciones, todos anhelamos escribir canciones que sean disfrutadas, usadas y, sí, admitámoslo, cantadas por todo el mundo. Sin embargo, la cantidad de nuevas canciones de adoración que se graban en estos días es numerosa. ¿Cómo puedes esperar...

Un Llamado a la Creatividad

No es coincidencia que Pablo use la ilustración del cuerpo humano para describir el cuerpo espiritual de Cristo. No era meramente una ilustración para explicar el rol que cada uno jugamos en el cuerpo de nuestra iglesia. Estaba también ilustrando...