Publicado por Josh Dufrene on 27 June 2018

Crear y mantener un espíritu de unidad entre personas de un amplio rango de trasfondos es un desafío común al que se enfrentarán hoy en día la mayoría de los líderes de adoración. Y aunque podrías pasar un mes completo de seminarios sobre el tema, creo que la respuesta no es tan complicada como algunos podrían pensar. Echa un vistazo a las Escrituras y verás que ya tenemos un mapa.


Gálatas 3:28 nos dice que en este reino, no hay ni judíos ni griegos, ni esclavos ni libres, ni varones ni mujeres, porque todos somos uno en Cristo Jesús. Para mí, este es un mapa de cómo deberían verse nuestras iglesias y equipos de adoración; personas de todos los ámbitos de la vida celebrando juntos, disfrutando de la libertad que tenemos a causa del gran precio que Jesús pagó hace muchos años.

Pero hay un desafío en esto. La naturaleza humana necesita sentirse aceptada, y tendemos a sentirnos más aceptados por aquellos con los que tenemos más en común. Esto se vuelve específicamente evidente en nuestros equipos de adoración cuando sentimos que tenemos que conformarnos a un cierto género, sonar de cierta manera para poder pertenecer. Entonces comenzamos a armar nuestros equipos para que suenen como otros artistas o grupos dentro de ese género. Nos convertimos en bandas de covers cuando, en cambio, debemos recordar que todos somos un original creado divinamente.

Para mí, una de las cosas que hace que Covenant Worship y Covenant Church sean tan especiales es que están formadas por personas de todo tipo de trasfondos; jóvenes y viejos, hombres y mujeres, blancos y negros, personas que solo quieren celebrar a Jesús y aprender a ser más como él. Mantener esta diversidad dentro de nuestro equipo de adoración requiere que realicemos una evaluación casi diaria de los tipos de canciones que estamos escribiendo y cantando, así como de los cantantes y músicos que hemos programado o no programado últimamente. Requiere madurez dentro de un equipo para funcionar en un grupo diverso.

Por ejemplo, tengo 27 años y mi jefe, David Binion, tiene 51 años, sin embargo, escribimos juntos canciones todo el tiempo. Venimos de dos mundos diferentes de música, así que no siempre es fácil, pero hemos aprendido a extraer de eso en lugar de despreciarlo. Hemos aprendido a aprender de nuestras diferencias.Dios amablemente nos ha permitido a todos participar en su plan maestro para restaurar a la humanidad. A través de las Escrituras nos ha ordenado claramente que seamos discípulos de todas las naciones. Así que peleemos el impulso de sentirnos cómodos entre los nuestros, y en su lugar aceptemos esta gran comisión para expandir su reino, en toda su diversidad y originalidad.

 

Más como esto

Bailando En La Lluvia

"La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta, se trata de aprender a bailar bajo la lluvia". (Vivian Greene) ¡Me encanta eso! Todos enfrentamos tormentas en la vida. Es mucho más fácil pedirle a Dios que se lleve...

¿Por qué los líderes de la adoración no hacen discipulos?

"¡Aaron puede hacerlo!", Gritó mi amigo. "¡No, no puede!", Respondí. Y así es como comencé a dirigir la adoración. Eso fue hace 12 años, y no tenía ni idea. Aprendí mucho ese verano, sobre todo de hacer las cosas mal. Sin embargo, había una...

Cinco Claves para Guiar la Adoración Cuando la Tragedia Golpea

En estos días pareciera que dejando una semana hay una nueva crisis que nos envía imágenes chocantes a las primeras planas, el temor se esparce como un virus y nos lleva a todos a una pausa para pensar. Entonces, ¿que...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3