Publicado por Mike Pilavachi on 29 June 2018

Parece haber dos similitudes que unen a las personas que se levantan y nos guían en la adoración.

Primero, muchos de ellos son muy buenos para lograr que las cosas espirituales sean correctas. A menudo tienen la capacidad de responder a la inspiración del Espíritu Santo y el estado de ánimo de la reunión, manejando las cosas por este camino y aquel.

En segundo lugar, a menudo pueden ser completamente imbéciles. 

El sentido común y el pensamiento práctico y lógico parecen salir por la ventana como la banda de chicos del año pasado. No es que tener el cerebro de un explorador particularmente ingenioso necesariamente te convierta en un líder de adoración campeón, es solo que equivocarse en esas cosas a menudo puede obstaculizar la unción.
Entonces, para aquellos de ustedes que son líderes de adoración, y para aquellos de ustedes que no lo son, pero que les gusta decirles a quienes son cómo hacerlo, les presento la guía de Mike Pilavachi para hacerlo (sin ser un burro).


ANTES DE LIDERAR, PIENSA


¿Qué ha estado diciendo Dios al grupo recientemente? ¿En qué está pensando el grupo, preocupándose, regocijándose? ¿Cómo puedo reflejar esto en la elección de la canción?
 

¿Qué quiere decir Dios al grupo? ¿En qué creen los otros líderes que deberíamos enfocarnos? ¿Cómo abordo esto proféticamente en la elección de las canciones? 

Creo que el líder de adoración en cierto sentido debería ser tanto pastor como profeta. Como pastor, el o ella deberían estar preguntando los días previos a una reunión: "¿Qué está sucediendo en la congregación que necesita reflexión y requiere expresarse en la adoración? 

Es un punto obvio, pero un reciente duelo no puede pasar ignorado en la adoración. Una secuencia interminable de canciones alegronas cuando hay llanto y lamento por todos lados podría clasificarse como algo inapropiado.


Los tiempos de arrepentimiento, reprensión, armonía y lucha son solo algunas de las muchas circunstancias diferentes que deben reflejarse desde el frente.

Es un ejemplo que he usado antes, pero la canción de Matt Redman Regresando al corazón de la adoración fue una reacción específica al tono de nuestra iglesia durante los primeros meses de 1996.


Era, y sigue siendo, una canción pastoral, incluso más que una canción profética. Expresó nuestros sentimientos y nos ayudó a través de la transición de refinar la forma en que adoramos. En la adoración nosotros expresamos; traemos nuestras vidas, traemos nuestras preocupaciones nuestras ansiedades, nuestras alegrías, nuestras alabanzas, nuestras preguntas a Dios.

ELIGIENDO CANCIONES


No sé cuántas veces he estado en una reunión en la que miles han estado cantando junto a ¿Sientes temblar las montañas? Cuando las masas llegan al punto en la canción donde es su entrada para vitorear, la atmósfera suele ser electricidad pura.


Por otro lado, llévate la canción a casa y trata de repetir todo con un grupo pequeño en casa de seis personas y terminas con algo más parecido a un silbido simplista que la buscada y gloriosa ovación.


En tal situación, sugeriría que el curso de acción más apropiado no sería detener la reunión e interrogar individualmente a todos los presentes, forzándolos a revelar su profundo pecado que ha obstaculizado tanto el culto. En cambio, intente usar su cabeza de antemano.

Además, si solo hay un hombre o una mujer en la reunión y él o ella no cantan afinada, entonces tal vez muchas canciones con repeticiones masculinas/femeninas no sean una buena idea. Prueba el sentido común. Puede que no parezca tan impresionante, pero agota a la gente mucho menos.


Hay una habilidad para equilibrar las canciones. Idealmente habrá algunas nuevas, dandole frescura al momento. Esto necesita ser balanceado con la sensibilidad a no sobredosificar con canciones nuevas. Puede ser un fatal pasar un tiempo de adoración haciendo poco más que tratar de adivinar cómo va cada canción.

Probablemente no sea sensato comenzar un tiempo de adoración con una nueva canción, ya que a veces puede establecer el tono para la reunión, alentando a la gente a mirar en lugar de involucrarse. El segundo y tercer espacio son buenos para canciones nuevas, particularmente si pueden repetirse al final.


Al seleccionar canciones, también necesitamos obtener el balance adecuado entre el contenido y la conexión. Hay algunas canciones (por lo general, las más 'himnisticas') que están llenas de verdad escritural pero son un tanto difíciles para lograr conectarse con Dios a travez de ellas.

En el otro extremo del espectro hay canciones (Isn't He Beautiful) que son tiernas e íntimas (e incluso bastante románticas en estilo), que, sin embargo, no dicen mucho. Necesitamos ambas.


Como cualquier buen nutricionista le dirá, necesitamos una dieta balanceada. Demasiado contenido y la adoración pueden volverse "densa" y difícil de procesar. ¡Insuficiente contenido y a veces podemos olvidar con quién nos estamos conectando!

ELIGIENDO UNA BANDA


Me siento bastante cómodo al sugerir que una banda de siete integrantes para una reunión a mitad de semana en la sala principal es algo exagerado. Tener en cuenta exactamente quién asistirá a una reunión no es cirugía cerebral, pero los beneficios son enormes.


Decidir abandonar un montón de canciones de bajo y batería te hará ganar puntos con la congregación, en caso de que sean grandes admiradores del servicio de 1662.


La palabra es "apropiada".


Cuando las personas como yo escriben estas cosas, a menudo hay una tensión entre el escenario ideal y la aspereza de la realidad. Hemos tenido muchos músicos para elegir en Soul Survivor, y tu elección podría ser más limitada. Es importante recordar encontrar su propio equilibrio entre compromiso e integridad.


En primer lugar, los miembros de la banda deben amar al Señor y ser adoradores. Sé que algunos dicen que no importa si el resto de la banda no esten adorando mientras el líder de adoración lo este haciendo, pero si una banda no está unida en este tema fundamental, ¿cómo pueden funcionar completamente como banda? La adoración es algo espiritual y estos son principios espirituales que no debemos perder de vista. 

Al mismo tiempo, los miembros de la banda deben ser lo más competentes musicalmente como sea posible. Necesitan trabajar bien juntos, es necesario que haya humildad y que tengan que hacer concesiones el uno al otro.


Lo último que necesita en un momento de adoración es tener al guitarrista principal y al tecladista compitiendo por los solos, produciendo el equivalente sónico a una congestión vehicular. El líder de adoración necesita tener la responsabilidad final por la música, y por eso necesita saber un poco sobre los arreglos.



Muchas veces la banda será más musical que el líder de adoración, y un buen líder de adoración dará lugar para que los miembros de la banda sean creativos y hagan sus sugerencias. El líder toma las decisiones finales, y debe evitar que se vuelva todo musicalmente extravagante.

ANTES DE LIDERAR, LEE


Leer las palabras de las canciones y tener una buena idea de su significado puede no parecer una sugerencia muy innovadora, pero parece que a muchos les vendría bien seguir el consejo.


Puede ser difícil para una congregación centrarse en su Creador cuando las canciones que cantan han sido elegidas más por el estilo que por el contenido. Idealmente, cada canción debe seguir a su predecesora, construyendo sobre ciertos temas que ayuden a la congregación a hacer negocios con Dios.


Los resultados obtenidos de tal selección serán notablemente mejores que los obtenidos por el principio de elegir las canciones son bastante agradables. Si no pensamos cómo se vinculan las canciones y dónde encajan, perdemos el sentido de progresión en nuestra adoración, esa sensación de acercarnos más al Señor.

ANTES DE REPETIR, PIENSA


La repetición es algo importante en la adoración. A veces es algo grande y bueno, y en otros momentos es algo malo.


Cuando cantar una línea durante cinco minutos no parece tan ungido, a menudo me pregunto por qué el líder fue hacia eso. 'Me sentí guiado' parece ser la respuesta más común, que me resulta desconcertante: ¿por qué Dios te guiaría a hacer eso? ¿Nos odia tanto?


No, a veces 'sentirse guiado´; es un eufemismo para sentirse atrapado. Por supuesto, ciertas canciones contienen momentos que se prestan a la repetición. La linea inicial de la canción “Dios está hablando a través de la música” no es uno de ellos.


He estado en reuniones donde la línea del título se ha repetido 32 veces.

En la vuelta siete, empiezo a cansarme. La vuelta 14 generalmente me encuentra comenzando a perder la capacidad de enfocarme con mis ojos. Estoy babeandi en la vuelta 20, y cuando llegamos al final, la batalla por mantener el control de la última de mis funciones corporales casi ha terminado.


"Detente", trato de murmurar con mi último aliento. "¿Hay alguien aquí que no sepa que Dios está hablando a través de la música? 

Esa canción es una ilustración clásica del abismo entre la satisfacción en el escenario y la estupefacción en los asientos: cada vez que participé en la maratón "Dios está hablando ...", noté que la misma línea que me tortura, logra enviar a los músicos a retorcidas dosis de deleite.

La repetición debe provenir de una buena razón, y debe llevarse a cabo con cuidado y moderación. Si quieres repetir una canción, ten una razón en mente para hacerlo. ¿Hay algo nuevo que necesite enfatizar la segunda vez? Al variar la velocidad o el acompañamiento musical de la canción, ¿ayudará a pasar de la alabanza a la adoración o viceversa?


En nuestra iglesia en Watford, fácilmente caímos en la trampa de la falta de originalidad. No repetíamos líneas al infinito, pero éramos culpables del mismo espíritu de irreflexión.

Cada tiempo de adoración consistía en aproximadamente diez canciones, con cada una repitiéndose tres veces y media, con un coro doble añadido al final para que todo sume bien. Podrías configurar tu reloj con las canciones (una táctica que evita el aburrimiento que muchos de los miembros de la congregación empleaban).

Cuando “Delirious?” fueron llamados la 'Banda de vanguardia', vinieron a dirigir la adoración para las reuniones de jóvenes en el festival Vino Nuevo. Una noche en particular, las cosas se pusieron un poco interesantes. A mitad de la adoración, Martin Smith comenzó a cantar su canción “I Could Sing Of Your Love Forever”. No llegó muy lejos con eso, ya que cuando llegó el coro, simplemente repitió la línea de título de la canción.


El pánico se instaló. Había estado aquí antes, y acababa de recuperarme de un encuentro particularmente cruel con una versión múltiple de la canción: ¿No es hermoso? (¿No es? Habíamos preguntado mucho).

¿Se habrá quedado atascado, me preguntaba? ¿Debo hacer lo correcto e ir y ofrecerme para administrar la maniobra de Heimlich para desalojar la sílaba ofensiva? Entonces sentí que algo estaba pasando.


En toda la sala, las personas se encontraban con Dios. A medida que los siguientes 20 minutos progresaron, la canción no lo hizo. Repetimos la línea una y otra vez, y el efecto fue sorprendente.


Algunas personas cayeron de rodillas. Otras personas lloraban.

Otros estaban allí de pie con las manos extendidas.


Y cuando miré con detenimiento, fue como si una bomba hubiera golpeado el lugar. Fue como si Jesús hubiera entrado. Entonces la banda bajo la intensidad de todo y la cantó sin instrumentos, luego comenzó a crecer hasta casi un crescendo a gritos.

Se ha convertido en mi ejemplo favorito de cuán poderosa puede ser la repetición ungida. Parte era debido, sospecho que la interacción entre las palabras y nuestras acciones. Estábamos cantando de su amor para siempre. Fue mágico, fresco e innovador.

El peligro habría sido que Martin y la banda acudieran a su próximo concierto, pre-armados con una gran cantidad de repeticiones de “vanguardia”. Se habría convertido en una tradición, una técnica. Bien pudo haber funcionado, pero con cada uso el peligro habría aumentado para verlo como la ‘Herramienta ACME para el éxito instantáneo en la adoración’.

Hasta ahora, todo este asunto conmigo, dándole duro a la repetición, podría dejarte boquiabierto cuando llegas a Apocalipsis y la parte sobre "día y noche, nunca dejaron de cantar" Santo, santo, santo ".

Lo sé y admito que mi argumento podría no ser el más sólido jamás construido. Sin embargo, hay una gran diferencia entre los ejemplos bíblicos y nuestras prácticas terrestres: El Apocalipsis habla del cielo.



Dios vive allí y las cosas son perfectas. Cuando tomamos las cosas en nuestras propias manos aquí abajo, no importa cuán buenas sean nuestras intenciones, invariablemente terminamos produciendo un pálido reflejo del plan maestro de Dios.

 

 

Más como esto

Matt Redman Comparte Sus Secretos Para Componer

*WAW: *Paternidad, la presencia de Dios en medio del sufrimiento ... ¿estás al tanto de las estaciones en las que te encuentras cuando escribes? *Matt: *Bono dijo, 'Predico lo que necesito escuchar' y eso es verdad en lo que escribo. Estas...

Los Desafíos De Las Redes Sociales

Gálatas 6:4-5, Filipenses 2:1-4, Proverbios 22:4, Romanos 12 Sé que solo parece una larga lista de versículos para hacer clic, pero cuando los hallas leído, lo que sigue tendrá sentido para ti. La ventaja de la revolución de los medios sociales, es...

Esta Demasiado Fuerte

Una de las quejas más comunes que los líderes de adoración reciben es que el volumen esta demasiado alto. Entonces, ¿cómo respondes a este tipo de afirmación? Bueno, todo depende de un par de cosas:  1.¿Te lo dice una gran mayoría...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3