Publicado por Craig Borlase on 12 November 2018

Es tentador preguntarse acerca de las cosas. ¿Por qué no solo Dios agrega cuatro o cinco ceros adicionales a nuestro saldo bancario y nos permite vivir el resto de nuestros días en un servicio dedicado sin la desagradable molestia de tener que ganarse la vida? O ¿Por qué no responde Dios a nuestras oraciones rápidamente de manera que sepamos que pasara en los próximos veinte años? ¿Por qué no dejó detalles en la Biblia sobre como lidiar con el terrorismo, el tratamiento con células madre y Twitter?

¿Por qué no?

Dios, parece, prefiere tratar mucho más en el presente con su gente. Eche un vistazo lo que paso con el pueblo de Israel en el Éxodo (Lee los capítulos 12 al 14 de Éxodo).

Allí estaban, una población unida por su devoción a Yahvé, pero que habían sido víctimas de genocidio, infanticidio, años de opresión y esclavitud. Escapan y, como es comprensible, se preocupan. ¿Cómo van a sobrevivir? Los cielos despejados de la libertad les parecen tan poco naturales, y la presencia misma de una elección tan abrumadora que aumenta su ansiedad por el futuro. ¿Cómo van a sobrevivir?

3.500 años después y nada ha cambiado. Todavía nos encontramos como esclavos y maestros de esclavos, todavía parpadeamos a la luz del sol cuando emergemos de las sombras, todavía nos sentimos perplejos sobre cómo podemos superar los obstáculos que se encuentran entre nosotros y nuestro destino.

No es difícil ver el potencial de la iglesia: una fuerza gloriosamente global que rescata y reaviva, que restaura a las familias y desafía la injusticia, la corrupción y defiende la vida. Pero ¿Cómo llegar allí? ¿Cómo superar la logística, la economía, la política? ¿Cómo podemos llegar a nuestro potencial cuando el mundo está tan marcado por la injusticia, la apatía y el pecado?

“El Señor peleará por ti; solo necesitas estar quieto”.[Éxodo 14:14]

Resulta que Moisés tenía razón. Mientras los israelitas esperaban al borde del agua, Moisés siguió las órdenes de Dios, estiró el brazo y el bastón y observó cómo se separaba el agua. Todo lo que tenían que hacer era quedarse quieto: confiar, mirar, esperar.

El desafío de Dios sigue siendo el mismo para nosotros. ¿Dejaremos de lado nuestras dudas y aprenderemos a confiar de nuevo? ¿Veremos y estaremos listos para movernos cuando el camino se despeje? ¿Actuaremos tan pronto como sea necesario?

Gran parte de lo que vemos a nuestro alrededor puede abrumarnos, dejándonos congelados y pasivos. Pero tal vez sea una cuestión de perspectiva. ¿Y si las aguas en realidad ya estaban separadas? ¿Estamos listos para caminar a través de ella?

Más como esto

Gedeon y La Elección De Dios

Nos gusta creer que somos especiales. Y lo somos. Pero no como pensamos. Cuando se trata de Dios, especial no significa superior. Sólo mira a Gedeón. Asustado, necesitado de tranquilidad, luchando por confiar en Dios, ¿te recuerda a alguien? Dios...

Hijo De Dios, Hijo De Hombre

Isaías 53 nos enseña el hecho de que Jesús murió porque nos equivocamos y escogimos el mal, este pasaje es un preámbulo que continua en el nuevo testamento. Todo está muy claro; cada uno de nosotros somos pecadores que necesitamos...

La Calidad Irreplazable De La Humildad

Uno de los antiguos Padres una vez notó que "los humanos necesitan humildad y el temor de Dios, como el aliento que emana de sus fosas nasales". Y cuando se trata de ser un adorador líder, el estándar del corazón...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3