Publicado por Craig Borlase on 26 October 2018

Puede ser tentador pensar que los únicos que le gustan a Dios solo los cristianos y que por eso tenemos derechos exclusivos sobre su trabajo. Buena idea, pero tristemente equivocada, como lo descubrió Josue.

Antes de su llegada a Canaán, envío dos espías con la misión de verificar el estado de la ciudad enemiga, Jericó. Los espías encontraron refugio en la casa de Rahab, que no solo vivía en la ciudad enemiga, sino que era una prostituta, como muchos otros marginados de la sociedad, su casa estaba construida contra la pared. Ella no solo les ofrece refugio, también les ayuda a escapar, habla con las autoridades y les dice a los hombres de Josue la ruta más segura para que regresen a su casa. No está mal para una mujer que no solo era prostituta sino también enemiga del pueblo de Dios.

Este tema de que Dios trabaja de maneras misteriosas se retoma poco después, cuando Josué se prepara para llevar al ejército a la victoria.

 Un día, estando Josué cerca de Jericó, vio delante de él a un hombre con una espada en la mano. Josué se le acercó y le preguntó: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? Ni lo uno ni lo otro” contestó el hombre. “Vengo como jefe del ejército del Señor.” Entonces Josué se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y le preguntó: “¿Qué le manda mi Señor a este siervo suyo?” El jefe del ejército del Señor le contestó: “Descálzate, porque el lugar donde estás es sagrado.” Y Josué le obedeció. (Josué 5: 13-15)

Josué estaba enfocado en la batalla y con toda la nación esperándole a él, era comprensiblemente que este un poco nervioso. Pero su pregunta al ver al hombre con la espada que aparece repentinamente es interesante. El le pregunta de que lado estas y la respuesta es fundamental para la victoria de Josué.

Es la batalla es de Dios y no de Josué. En este caso Dios no intervino para ayudar a los israelitas a aplastar a los cananeos, es mas bien otro paso en el establecimiento del reino de Dios, otro movimiento para traer la salvación al mundo. La verdadera pregunta es si Josué estaba del lado de Dios, si estaba luchando en la batalla del Señor o en la suya propia.

Mi pregunta para ti hoy es, ¿Cual batalla estamos luchando? ¿De qué lado estamos?

Más como esto

Búsqueda De Autenticidad

Cuando pienso en la autenticidad y la adoración, pienso en la "pecadora" que describe Lucas en el capítulo 7 de Lucas. Al enterarse de que Jesús mismo estaba en la casa del fariseo, ella rompió las reglas del día, rompió...

Noche de Paz

Era la navidad de 1914. Mientras los soldados se encontraban entre las trincheras peleando, increíblemente decidieron hacer una pausa a esa guerra. Algunos soldados intercambiaron saludos y regalos, otros jugaron fútbol. Todos ellos participaron en lo que tuvo que ser...

No Escribas Un Correo Electrónico Cuando Hay Un Incendio

Justo la otra semana, el Jefe de Bomberos local (¿seguramente uno de los mejores títulos de trabajo de todos?) Tuvo que recordarle al público que, si quieren alertar a los servicios de emergencia sobre el hecho de que hay un...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3