Publicado por Craig Borlase on 2 April 2019

Nos gusta creer que somos especiales. Y lo somos. Pero no como pensamos. Cuando se trata de Dios, especial no significa superior. Sólo mira a Gedeón. Asustado, necesitado de tranquilidad, luchando por confiar en Dios, ¿te recuerda a alguien? Dios usó al soldado para entregar Sus planes todopoderosos, pero no antes de que fuera absolutamente esencial para Gedeón confiar en su creador.

Dios promete entregar a los madianitas en sus manos, y como prueba de ello envía a Gedeón al territorio enemigo donde escucha a sus enemigos discutiendo un sueño como verdadero y profético de que solo puede provenir de Dios.

Sabemos que los sueños y las interpretaciones eran cosas especiales en toda la Biblia, particularmente en el Antiguo Testamento. Hay muchos casos de personas que no creen en Yahvé que tienen un sueño y que a los hombres de Dios se les da la interpretación, siendo José quizás el más famoso. Pero esto es lo primero: un no seguidor de Dios que tiene el sueño y otro no seguidor que tiene la interpretación. Y es correcto. Dios incluso le dice a Gedeón que escuche su conversación, ya que recibirá ánimo sobre el plan divino.

Es la fuerza poderosa de Dios. Una mini barra de pan hecha de materiales de segunda categoría es suficiente para aplastar una tienda de campaña. Un ejército patéticamente pequeño tiene una victoria poderosa. Un hombre asustado y desconfiado se pone al frente del movimiento de Dios. Un par de enemigos, que pronto terminarán muertos, son utilizados por Dios como su portavoz. Es casi demasiado para comprenderlo, pero acéptalo: Dios trabaja cómo, cuándo y por medio de quien quiera para lograr su propósito.

La batalla es de Dios, y nosotros somos parte de su equipo. ¿Y contra quién peleamos? La injusticia, el pecado y la opresión que son el resultado de un mundo alejado de Dios. A veces, la batalla está afuera con elementos del mundo que viven en contra de Dios. Pero en otras ocasiones, la lucha tiene lugar en nuestro territorio, contra nuestro propio pecado; nuestro deseo de aferrarnos a la bendición de Dios para nosotros mismos, nuestro concepto de que somos mejores que los demás, nuestro autoengaño de que Dios solo habla a través de nosotros. A veces la batalla está en nosotros.

Más como esto

Inseparable: La Conexión Esencial Entre La Adoración Y La Palabra

Recientemente, mientras hablé con un grupo numeroso de jóvenes, tuve un momento temporal de locura y desafié a la audiencia a memorizar todo un libro de las Escrituras. Al principio la gente me miraba como si hubiera perdido la cabeza....

Los Líderes Adoración ¿Están Admirando Demasiado A Los Levitas?

En estos días del movimiento de adoración moderna, a menudo hablamos de los levitas. Apartados y asalariados, usamos a menudo a los levitas cuando se trata de defender al líder de alabanza profesional. Números 3:11; 8: 5-26 dice que los levitas...

Cristianos De La Cruz

Todos estamos tristes por la pérdida de vidas de cristianos a manos de ISIS y otros terroristas, solo por el hecho de que son seguidores de Jesús. Oramos por las familias cuyos seres queridos han sido secuestrados o martirizados. Dios,...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3