Publicado por Matt Redman & Craig Borlase on 1 August 2018

Primera Parte

Los terapeutas los llaman comentarios de la manija de la puerta. Son el tipo de declaraciones que hacen las personas justo cuando la sesión está por cerrarse, cuando la seguridad de la salida está a la mano. Nuestro subconsciente lanza estas importantes revelaciones con el conocimiento de que no queda tiempo para ir más allá. La teoría es que son las cosas que queremos compartir, pero eso nos cuesta mucho.

Dos horas después de que dijimos hola, la mano de Matt está llegando a la puerta. Hemos estado hablando de John Wimber, fundador del movimiento Vineyard, y el obispo David Pytches, el ministro con el que crecimos Matt y yo en St Andrews, Chorleywood. Y luego viene el comentario: 

'Fue en 1994 y Wake Up My Soul [el primer álbum de Matt] salió. Wimber se estaba quedando en la vicaría y David me llevó para encontrarnos con el y tomar el té. David le dio una copia de mi CD. Lo recogió y dijo: "Probablemente esté bien, pero no creo que alguien de tu edad deba estar haciendo CDs".


Luego lo volvió a poner sobre la mesa. Wimber era mi héroe espiritual ... '

La voz de Matt se desvanece. Si hubiera más tiempo, haría cualquier cantidad de preguntas, ¿cómo te sentiste? ¿Qué dijiste? ¿Qué impacto tuvo en ti? ¿Crees que él tenía razón? - pero no hay más tiempo. De todos modos, Matt ya tiene una respuesta a mis preguntas no formuladas:

“Fue algo bueno. Me hizo pensar mucho sobre la integridad ".

Matt tenía dos años cuando su familia se mudó a Chorleywood, una ciudad de negocios poco aventurera a 42 minutos al norte de Londres. Familias como la de Matt se mudaron a Chorleywood por la paz, la seguridad y la falta de aventuras. El lugar era un destino claro para la vida de clase media, formadas aparentemente por familias con 2,4 hijos, el Volvo y el labrador. Años más tarde, alguien con portapapeles visitó el lugar y lo declaró el pueblo más feliz de Inglaterra.


Cuando Matt tenía siete años, su padre murió. Unos años más tarde su madre se volvió a casar, pero su nuevo marido abusó de la confianza de la familia de maneras horrendas. Para los Redman, Chorleywood fue el hogar de un agonizante dolor y tristeza.

Pero eso es solo una parte de la historia. La historia de Chorleywood no puede ser contada completamente sin mencionar el cristianismo. Fue el hogar de William Penn, el famoso cuáquero que - junto con otros colonos de su pueblo natal - fundaron la colonia de Pensilvania. En el último tercio del siglo 20 también fue el hogar de la Iglesia de San Andrés, una congregación de rápido crecimiento que estaba en el corazón del movimiento de renovación.


"Era mi lugar favorito para ir", dice Matt. "Después de que papá muriera, iba solo a la iglesia si nadie más de la familia iba. Nunca me perdía un servicio, nunca perdía la oportunidad de involucrarme, nunca le dije que no a nada. Fue un lugar feliz para mí ".

A las pocas semanas de la muerte de su padre, St Andrew recibió su primera visita de John Wimber y su equipo. Fue un tiempo significativo para muchos en la iglesia, incluido Matt.

"Mamá nos llevó a mi hermano y a mí a la reunión de la tarde y lo recuerdo vívidamente. Me senté donde el coro solía ir y vi como alguien que había conocido toda mi vida se curó en el acto. Tenía siete años en ese momento, pero realmente me gustaba la música. Sabía que había algo diferente acerca de ella".


Han pasado unos años mas y la fe de Matt dio otro paso significativo. En una cruzada de Luis Palau en Londres, todo tuvo sentido. “Lo recuerdo a El diciendo algo acerca de Dios siendo tu padre y eso realmente me golpeó. Ya había escuchado todos los detalles sobre el evangelio antes, pero la forma en que lo expresó fue diferente, y tenía sentido. Me convertí en cristiano esa noche ".

Luego vino el griego. "St Andrew's ya era excelente para los jóvenes - nunca sentías que te echaban de lado. A menudo estábamos al frente, siendo activos e involucrándonos, luego Mike [Pilavachi] llegó a ser el líder juvenil y las cosas pasaron a otro nivel “.


En muchos sentidos, el siguiente nivel parecía completamente familiar. Mike era -y sigue siendo - un hombre que cree que la edad no es una barrera para el ministerio. La iglesia ya tenía un programa bien desarrollado para “compartir la fe”, donde equipos pequeños visitaban otras iglesias y dirigían reuniones, adoración y sesiones ministeriales. Estos equipos siempre pusieron un fuerte énfasis en encontrarse con el Espíritu Santo, y con Mike a bordo, la invitación se extendió a un número aún mayor de jóvenes para que participen y ayuden a liderar. Para muchos de ellos en la iglesia, estos viajes fueron experiencias formativas, alimentaban la fe, la confianza y el hambre de ver a Dios trabajando.


Sin embargo, los primeros pasos de Matt como líder de adoración no se tomaron rápidamente. Mike lo había escuchado tocar un extraño cover de U2 mientras creía que nadie estaba escuchando, y animó a Matt a dirigir. "Pero no tenía deseos de hacerlo", dice Matt. "No me preocupaba por estar al frente. Tal vez me faltaba confianza un poco ... "

La estrategia de Mike para superar los problemas de confianza de Matt fue simple: trató de engañar a Matt para que lidere tan a menudo como sea posible. Los engaños a menudo eran elaborados, como el momento en que un antiguo líder de adoración chocaba con Matt y Mike en el aparcamiento de la iglesia ...

Líder de Adoración Mayor: [Pareciendo preocupado] Oh, Mike, ¿qué puedo hacer? Se supone que debo dirigir la adoración mañana, pero mi guitarra se ha malogrado. ¿Conoces a alguien que pueda hacerlo en mi lugar?

Mike Pilavachi: ¡Oh querido! Qué terrible es esto. Me pregunto a quién podríamos pedirle ...[Ambos hombres se vuelven y miran a Matt]

Poco a poco, la confianza de Matt creció y la necesidad de engaños se redujo. Se lanzó al mundo de la adoración, asistió a conferencias, eventos de la iglesia y -por supuesto - se embarcó en viajes para compartir la fe.


"Descartaba el salir a jugar un miércoles por la tarde solo para ir a estos viajes. Recuerdo una vez que había llegado a casa temprano de la escuela y me dirigía a la iglesia para saludar. Mike y los demás estaban a punto de subir al auto para ir en una visita de último minuto a una iglesia donde habían escuchado que Dios estaba haciendo cosas interesantes. Me preguntaron si quería venir y dirigir la adoración, así que corrí a casa y agarré mi guitarra. Era una manera emocionante de vivir."

Matt fue, según él mismo admite, verdaderamente llevado hasta el fondo; demasiado joven para afeitarse, sin embargo, regularmente dirigía la adoración frente a cientos de adultos. "Fue genial: si todo iba bien, éramos geniales, y si todo iba mal, culpaban a Mike. Hubo algunas situaciones en las que tome malas decisión, un desastre musical: demasiadas canciones movidas para la reunión de ancianas - pero siempre era Mike quien recibía las críticas. Yo solo recibía animo".

Esas 'llamadas' a las que se refiere Matt también estaban relacionadas con la adoración espontánea. "Tenían hambre de eso en la iglesia. Lo vimos como un signo de vida, una forma de deshacerse de la estructura y hablar con Dios con una conversación abierta y dinámica. Es un intercambio divino, una dinámica que es más que cantar algunas canciones juntos.

 

[Continuará en la Segunda Parte…]

 

Más como esto

Buscando Líderes De Adoración: Los Superhéroes No Necesitan Aplicar

El Día de la Ascensión es el momento en que recordamos el momento en que Jesús salió de la tierra hacia arriba. Justo en el cielo Él fue, en lo que debe haber sido uno de esos momentos mas increíble...

Ya Hay Pescado En El Fuego

Leer sobre las interacciones entre Jesús y los discípulos es siempre fascinante para mí. Estos son sus mejores amigos que vieron a Jesús realizar milagros increíbles frente a sus ojos. Más que nadie, tenían un asiento literal de primera fila...

Búsqueda De Autenticidad

Cuando pienso en la autenticidad y la adoración, pienso en la "pecadora" que describe Lucas en el capítulo 7 de Lucas. Al enterarse de que Jesús mismo estaba en la casa del fariseo, ella rompió las reglas del día, rompió...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3