Publicado por Tim Hughes on 26 November 2018

Con todos los avances científicos y médicos, a veces es difícil encontrar algo que nos maraville y sorprenda. El misterio y la maravilla se han perdido. Quita el sentido de maravilla de los seres humanos y los harás más pobres. Al buscar en un diccionario, encuentro palabras que se agrupan alrededor de la idea de maravilla e incluyen asombro, sorpresa, desconcierto, admiración y fascinación. Cuando miramos a Jesús, cuando nos sumergimos en su palabra, estos son los tipos de respuesta que deben apoderarse de nuestros corazones. Thomas Carlyle escribió que "la maravilla es la base de la adoración".A medida que nuestros ojos se abren a todo lo que Jesús ha hecho, y como estos misterios nos sorprenden, nuestra única respuesta debe ser la adoración sincera.

Cuando yo era un niño, una de las cosas que mas recuerdo era cuando mi papá decía: "Tim, vamos a McDonald's a cenar hoy". Amaba esos momentos. Cuando nos acercábamos a los arcos dorados, la emoción era abrumadora. Nos uníamos a la cola y ordenaba lo mismo cada vez: Big Mac, papas fritas y batido de chocolate. Cada bocado era increíble y nada más en la vida podía compararse con comer en McDonald's. Ahora que me he ido de casa y he tenido que aprender a cocinar para mí mismo, me encuentro visitando McDonald's con demasiada frecuencia. Hace poco fui a almorzar y pedí mi habitual. Cuando salía, de repente me di cuenta de que algo terrible había sucedido. ¡Había perdido la maravilla y alegría de ir a McDonald's!

La complacencia puede ser una algo muy peligroso. Si hemos sido cristianos por mucho tiempo, podemos caer fácilmente en esto. Hemos escuchado las historias miles de veces, hemos cantado las canciones y hecho las mismas oraciones, y ahora nada realmente nos sorprende. Si soy honesto, a menudo, cuando leo la Biblia, mi corazón no está lleno de asombro. El escritor de himnos William Cowper escribió en 1769: “¿Dónde está la bendición que tuve cuando vi al Señor por primera vez? ¿Dónde está la visión refrescante que vino a mi alma por parte de Jesús y Su palabra?". Estas palabras son a menudo mis palabras. Romanos 12:11 dice: "Nunca te falte el celo, sino mantén tu fervor espiritual, sirviendo al Señor". Tenemos la responsabilidad de mantener nuestra pasión por Jesús. Necesitamos encontrar esos lugares de maravilla donde nuestras almas puedan ser refrescadas por quién es Jesús.

G. K. Chesterton dijo una vez: "Que tu religión sea menos una teoría y más un asunto de amor". Por esta razón, necesitamos orar por más revelación. En mi vida ha habido momentos en que me he vuelto legalista y he tratado de amar más a Dios haciendo cosas religiosas. Esto no han profundizado mi pasión por Jesús. Lo único que a hecho que mi pasión se renazca es la constante revelación dada por Dios de quién es él.

MANTENIENDO NUESTROS OJOS EN JESÚS

Siempre es horrible perder algo de valor. Cuando esto sucede, estamos seguros de buscar en todo lugar hasta que hayamos encontrado lo que hemos perdido. Para un padre, la peor pesadilla debe ser la de un niño desaparecido. Recuerdo que cuando tenía unos diez años, volví a casa desde la escuela y encontré a mi madre profundamente angustiada. Mi hermanito Steve, que tenía unos cuatro años en ese momento, había desaparecido toda la tarde. Mis padres habían buscado en todas partes junto con la policía. Comencé a correr por el vecindario llamando a Steve, esperando desesperadamente que estuviera bien. Después de aproximadamente media hora volví a casa y estaba en nuestro jardín trasero cuando vi algo en los arbustos y fui a investigar. Para mi deleite encontré a Steve profundamente dormido bajo el arbusto. Él había estado jugando al fútbol y había pateado la pelota al arbusto. Obviamente fue a recuperar el balón, pero por alguna extraña razón decidió tener una pequeña siesta allí. Inmediatamente todo estuvo bien. El pánico y el miedo se convirtieron en un recuerdo lejano. Todo lo que importaba era que habíamos encontrado a Steve.

El Evangelio de Lucas nos cuenta la historia de cuando María y José perdieron a su hijo Jesús:

Cada año sus padres iban a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Cuando tenía doce años, subieron a la fiesta, según la costumbre. Después de que terminó la Fiesta, mientras sus padres regresaban a casa, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, pero ellos no lo sabían. Pensando que él estaba en su compañía, viajaron por un día. Luego comenzaron a buscarlo entre sus familiares y amigos. Cuando no lo encontraron, regresaron a Jerusalén para buscarlo. Después de tres días lo encontraron en los patios del templo, sentados entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oyeron se sorprendieron de su comprensión y de sus respuestas. Cuando sus padres lo vieron, se asombraron. Su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te hemos estado buscando ansiosamente" (Lucas 2: 41–48)

Cada vez que leo esta historia, me sorprende que María y José no se hayan dado cuenta de que Jesús no estuvo con ellos durante tanto tiempo. ¿Cómo podían perder a su hijo de doce años? ¿Eran malos padres? ¿No se preocuparon por Jesús? Es razonable suponer que María y José amaron a su hijo. ¿Entonces qué pasó? Parece que en la prisa y el estrés de organizar para que todos regresen a casa, María y José apartaron la vista de Jesús. Ellos asumieron que él estaba en su compañía. Se habían vuelto complacientes de que Jesús siempre estaría con ellos y, por un tiempo, habían dejado de prestar atención a su paradero. Fue solo después de un día que hicieron un balance y se dieron cuenta de que Jesús estaba desaparecido. Cuando finalmente lo encontraron,¡María se sintió claramente aliviada, además de estar bastante enfadada!

No podemos ser demasiado duros con María y José. La verdad es que a veces todos podemos ser complacientes con nuestra relación con Jesús. Muy a menudo me encuentro corriendo de una reunión a otra. Solo cuando llego al final del día miro hacia atrás y me doy cuenta de que no he logrado involucrar a Jesús en todo lo que he hecho. No he estado atento a El y he asumido que estoy caminando en Sus caminos. Sigo haciendo todas las cosas correctas, pero por dentro no estoy manteniendo mi relación con mi Salvador.

Más como esto

El Esta Trabajando Mientras Esperamos

En Salmos 27:14, David se dice a si mismo que debe esperar en el Señor. El va mas allá y se desafía a si mismo a ser valiente y lleno de coraje. Luego añade una segunda advertencia a esperar en...

¿Cuál Es Nuestro Potencial? Parte 3

¿Qué le importa más a Dios que la adoración cantada? ¿Qué le duele más que la pobreza? Quizás no se supone que debamos intentar diseñar un sistema de clasificación para todo esto, pero sí sabemos que las Escrituras hablan claramente sobre...

Gozo

Puede que no sea una lectura cómoda, pero el camino hacia el gozo verdadero y duradero en Dios a menudo nos aleja de las cosas temporales en las que depositamos nuestra esperanza. Solo pregúntele a María. Cumplidos los ocho días para...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3