Publicado por Craig Borlase on 24 December 2018

Era la navidad de 1914. Mientras los soldados se encontraban entre las trincheras peleando, increíblemente decidieron hacer una pausa a esa guerra. Algunos soldados intercambiaron saludos y regalos, otros jugaron fútbol. Todos ellos participaron en lo que tuvo que ser la Navidad más poderosa desde la primera en la que nació nuestro Salvador Jesús.

Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron.»  El que estaba sentado en el trono dijo: «Yo hago nuevas todas las cosas.» Me dijo: «Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.»Apocalipsis 21: 3-5

Pensamiento:

Lo llamaron la Gran Guerra, y la mayoría de la gente creía que los soldados estarían en casa para Navidad. Nadie soñó que llevaría cuatro años y 16 millones de muertes antes de que terminara la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, la primera Navidad de la guerra contenía ese momento del que se sigue hablando hoy. Después de otro día de lucha, los soldados británicos en el frente occidental vieron a sus homólogos alemanes levantar velas en el aire la noche de Nochebuena. Los soldados alemanes estaban expuestos a la luz, sus armas no se veían, y de sus trincheras surgió el sonido de un villancico cuya melodía era profundamente familiar para los oídos británicos.

Los alemanes estaban cantando"Stille Nacht! ¡Heilige Nacht!”, Se unieron los británicos cantando esa misma canción; "¡Noche de paz! ¡Noche de amor!”. Con el tiempo, los soldados de ambos lados emergieron de sus defensas y caminaron, desarmados, hacia tierras de nadie. En cualquier otro momento hubiera sido un suicidio, pero esta vez fue diferente. Esta vez fue especial.

Como todas las mejores canciones, “Noche de Paz”tiene un poder duradero para romper fronteras y unir enemigos. Y esta sencilla canción continúa inspirando hoy, lo que nos lleva a detenernos un momento y recordar la poderosa verdad detrás del hecho de que "Cristo el Salvador nació". Ese hecho simple ha cambiado todo.

Invitación:

Hace dos mil años, otro hombre hizo algo que hizo que el mundo se detuviera. Jesús entró en la tierra de nadie y cambió las cosas para siempre. Él no solo aseguró una tregua temporal, sino que también aseguró nuestro lugar eterno en la presencia de Dios. En su muerte y resurrección, Él hizo todo nuevo. Gracias a él, no hay más muerte. Y por todo lo que hizo Jesús, podemos comenzar de nuevo. Llegamos a restablecer nuestra relación con Dios. Llegamos a casa.

Oración:

Dios mío, gracias por enviar a tu Hijo a rescatarnos. Enséñame lo que significa decirte “sí”hoy.

Más como esto

¡Canta Por Todo Lo Que El Vale!

En la iglesia, era conocido como un buen cantante. En el día en que la "música especial" era imprescindible durante la comunión, en numerosas ocasiones me pedían que cantara un solo. Cantar de todo mi corazón era, en mi opinión,...

Elige Tus Batallas Con Sabiduria

Puede ser tentador pensar que los únicos que le gustan a Dios solo los cristianos y que por eso tenemos derechos exclusivos sobre su trabajo. Buena idea, pero tristemente equivocada, como lo descubrió Josue. Antes de su llegada a Canaán, envío...

Inseparable: La Conexión Esencial Entre La Adoración Y La Palabra

Recientemente, mientras hablé con un grupo numeroso de jóvenes, tuve un momento temporal de locura y desafié a la audiencia a memorizar todo un libro de las Escrituras. Al principio la gente me miraba como si hubiera perdido la cabeza....

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3