Publicado por Chris Jack on 20 June 2018

Hay mucho que no sabemos sobre como los primeros Cristianos dirigían sus reuniones de adoración. Aun así, hay algunas pistas fascinantes distribuidas a lo largo del Nuevo Testamento. En particular, hay trazos y fragmentos de material litúrgico (adoración). Aun eso no esta libre de dificultades, pues los estudiosos del Nuevo Testamento no llegan a ponerse de acuerdo simplemente en cuales materiales son litúrgicos y cuales no. Gracias a Dios, nuestra preocupación no es presentar una lista definitiva de materiales litúrgicos del Nuevo Testamento en la que todos estemos de acuerdo. Nuestra meta mas modesta es mencionar los principales pasajes del Nuevo Testamento que son ampliamente aceptados como de naturaleza litúrgica. Conforme estudiamos el gran lienzo del tipo de materiales de adoración que se nos ha dado en el Nuevo Testamento, tendrá mucho que decirnos sobre la Adoración de los primeros Cristianos.

Ciertas clasificaciones son comúnmente usadas en los materiales Litúrgicos del Nuevo Testamento

DOXOLOGIAS

Doxologías (de la palabra Griega doxa, que significa ‘radiante’, ‘esplendor’,  ‘gloria’) son expresiones de alabanza a Dios, usando una forma particular de lenguaje de exaltación. Eran un aspecto común de la adoración Judía. Los primeros Cristianos adoptaron la forma, usando doxologías judías existentes donde era apropiado, pero también desarrollando las propias.

Algunas doxologías son simples, otras están expandidas, a veces de manera muy completa.

  1. El berakhah (eulogia): “Bendito sea el Señor”.— Esta es una expresión común de la adoración del Antiguo Testamento. Trae a la memoria al Shemoneh Esreh (las 18 Bienaventuranzas), un elemento de la liturgia de la sinagoga (Ver Rom. 1:25; 9:5; 2 Cor. 1:3ss.; 11:31; Efe. 1:3ss.; 1 Ped. 1:3.)
  2. A El sea la gloria [y el dominio] por siempre [y siempre]' — Esta es una formula muy común, al mismo tiempo que es estructuralmente menos formal que el berakhah. (Ver Rom. 11:33-36; 16:25-27; Gal. 1:5; Fil. 4:20; Efe. 3:21; 1 Tim. 1:17; 6:16; 2 Tim. 4:18; Heb. 13:21b; 1 Ped. 4:11; 5:11; 2 Ped. 3:18; Judas 24-25; Apoc. 1:6; 5:13; 7:12.)
  3. 'Digno eres tu/es el'— Aunque no es tan común, esta es una forma que es rica en la manera en que se expande. (Ver Apoc. 4:11; 5:9,11.)

CREDOS/CONFESIONES

Some confessions are brief: Jesus is Lord (Rom. 10:9-10).

Aunque no hay credos formales en el Nuevo Testamento (estos fueron desarrollados mas tarde conforme la Iglesia trabajo y estableció su teología), muchos estudiosos encuentran material de credos en las formas de confesiones de credo, o declaraciones de confesión. A veces, aunque no siempre, de cualquier manera, la presencia de dichos materiales es indicada por el uso de una formula introductoria como “Dice…” Algunas confesiones son breves: Jesús es el Señor (Rom. 10:9-10).
Jesus es Señor (1 Cor. 12:3). Jesus es el Cristo (1 John 2:22). Jesus Cristo ha venido en carne (1 Juan 4:2). Jesus es el Hijo de Dios (1 Juan 4:15). Jesus es el Cristo (1 Juan 5:1).

Otras están mas elaboradas (Ver Rom. 1:3-4; 4:24-25; 8:34; 1 Cor. 11:26; 15:3-5; 16:22; Efe. 4:8; 5:14; 1 Tim. 3:16; 2 Tim. 2:11-13; Heb. 1:3; 1 Ped. 3:18-22; Apoc. 15:3-4.)

Es significativo, que el enfoque primario de estas materiales de confesiones/credo es la obra salvífica de Cristo y su señorío.

BENDICIONES

Estas son expresiones de deseo por una persona o grupo. Comunes en la adoración judía, han sido descritas como “oraciones de deseo”. En particular, ellas invocan gracia o paz. Son especialmente comunes al inicio o final de cartas.  (Ver Rom. 1:7;15:5; 15:13; 15:33; 1 Cor. 1:3; 16:23; 2 Cor. 13:13; Gal. 1:3; 6:18; Fil. 1:2; 4:23; Filemón 3; 25; Efe. 1:2; Col. 1:2; 1 Tes. 1:1; 3:11-13; 2 Tes. 1:11-12; 2:16-17; 3:5; 3:18; Heb. 13:20-21,25; 1 Ped. 1:2; 5:14; 2 Ped. 1:2; 2 Juan 3; 3 Juan 15; Judas 2; Apoc. 1:4; 22:21.) Habiendo ya considerado las doxologías, credos/confesiones y bendiciones, volvemos nuestra atención a las oraciones.

ORACIONES

Aunque hay numerosas oraciones y referencias a la oración en el Nuevo Testamento, desde una perspectiva litúrgica el material mas notable esta en la forma de un numero de lo que ha sido descrito como “oraciones de aclamación”. Estas son: Amen, Abba, Padre y Maranatha. 

AMEN

'Amen' es una palabra Hebrea que significa “cierto, verdadero”. En el Antiguo Testamento es usado unas 25 veces para afirmar o asegurar algo que ha sido dicho, particularmente en el contexto de oraciones/alabanzas ofrecidas a Dios (ver 1 Cron. 16:36; Neh. 8:6; Salm. 41:13; 72:19; 89:52; 106:48) o maldiciones (ver Num. 5:22; Deut. 27:15-26; Jer. 11:5).

Con el tiempo llego a ser un elemento litúrgico fijo de la adoración en la sinagoga judía, incluida al final de las doxologías, bendiciones y oraciones. Era un medio de identificación corporativa con la declaración de un individuo en particular, sea este el líder o un miembro de la congregación. Este uso fue llevado hacia la adoración del Cristianismo temprano.  El 'Amen' fue por supuesto usado regularmente por Jesús, no de una manera litúrgica, sino como una empatía particular con el significado de “verdaderamente, les aseguro que….” Litúrgicamente lleva el sentido de “así sea”. Es usada de esta manera mas de 20 veces en el Nuevo Testamento.  (ver Rom. 11:36; 16:27; Efes. 3:21; Fil. 4:23; 1 Tim. 1:17; Heb. 13:21; 1 Ped. 5:11; Apoc. 1:6-7; 22:20).

Particularmente interesante es 1 Corintios 14:16,  que refleja claramente la costumbre de decir “amen” en respuesta a las declaraciones de alguien (en este caso, alabanza/acción de gracias) dirigidas hacia Dios. Esto es, por tanto, un punto en el cual nosotros estamos en contacto directo con los primeros creyentes. Pues en cualquier momento que nosotros de manera corporativa (o individual) declaremos la palabra “amen”, estamos usando exactamente la misma palabra que ellos usaron.

ABBA PADRE

La palabra ‘Abba’ es otro ejemplo de una continuidad que se alarga desde el Nuevo Testamento hasta hoy (ver Marcos 14:36; Rom. 8:15; Gal. 4:6). Ahora, como entonces, expresamos muchas veces la realidad de Dios como nuestro Padre por medio de la palabra Aramea ‘Abba’. Se evidencia a si misma como dirigida a Dios, haciendo un eco de Jesús enseñando a Sus discípulos a orar (ver ‘Padre Nuestro’  [Mat. 6:9]) y la forma en que El Mismo se dirigía a Dios (ver Marcos 14:36). De hecho, lo mas probable que el propio uso de Jesús de ‘Abba’ sea lo que llevó a esta palabra Aramea a continuar siendo usada aun en ambientes con lenguaje no Arameo. Es esta, entonces, ¿uno de los mas tempranos ejemplos de una tradición evangélica siendo establecida? Si es así, es una particularmente preciosa. Pues, dirigirnos a Dios como ‘Abba’ era, y es, un indicador de una relación intima que los creyentes Cristianos tenían con El. Que privilegio el llamar al infinito Dios del Universo, quien es soberano sobre toda la creación, ‘Abba, Padre!’ Y que maravilloso identificarnos con compañeros creyentes del primer siglo hasta nuestros día presente mientras clamamos a nuestro Padre celestial, tomando las palabras que Jesús mismo usó para dirigirse a El: ‘Abba’.

MARANATHA

Esta es otra palabra Aramea, o, mas correctamente, dos palabras: marana y tha. Se encuentra una sola vez en el Nuevo Testamento (ver 1 Cor. 16:22), y es a pesar de ello muy significativa. Significa ‘el Señor viene’ o mas probablemente ‘ven Señor nuestro’. Algunos conectan ‘maranatha’ con la Cena del Señor, pero otros desafían esa idea. ‘Ven Señor nuestro’ esta invocando la presencia del Señor conforme los creyentes lo recuerdan por medio del pan y el vino, o esta escatológicamente, mirando hacia adelante, y orando por, Su regreso. De una manera u otra, conforme los creyentes se involucran en la adoración, el foco esta en Jesús, desando su presencia. Y esto es expresado por medio de otro termino litúrgico cuyas raíces están firmes en las tradiciones mas tempranas.

Que iluminadoras son estas declaraciones litúrgicas y aclamaciones de oración – cada una un pequeño destello fascinante en la vida de adoración de los primeros Cristianos.

Tomado de "Inside Out Worship" (“Adoración desde adentro”)

Más como esto

7 Claves para Guiar la Adoración en Funerales

Las compañías de seguros tratan de poner un poco de temor en la ecuación llevándonos a pensar que haríamos “Si lo peor pudiera pasar”. La verdad es menos cautelosa. La verdad es que cuando se trata de la muerte, es...

La Fragancia De La Adoración

Como líderes de adoración, todos deseamos liderar una "iglesia de adoración". Pensamos en formas de aumentar el compromiso, intercambiar ideas para inspirar la pasión y alentar al cuerpo a que lo haga. Oramos antes de los servicios para que cada...

Es Tiempo De Cambio

A menudo no te das cuenta de que estás en una rutina hasta que algo radical sucede y entiendes que necesitas un cambio. Hay algo maravillosamente familiar sobre las cuatro estaciones: la regularidad, estabilidad y seguridad que pueden aportar. Cuando el...

Canciones gratis

con acordes, letras y MP3